Drenaje Linfático Manual (DLM)

El drenaje linfático manual consiste en la activación manual de la circulación linfática por estimulación del automatismo de los vasos y ganglios linfáticos. La linfa es un líquido que se filtra desde el capilar arterial al espacio intersticial y que por determinados motivos no puede ser transportado por el sistema venoso. Contiene sustancias tales como proteínas, grasas, deshechos metabólicos, glóbulos blancos, urea, fibrinógeno y bacterias.

El acúmulo de líquido en el espacio intersticial, también denominado edema, puede estar ocasionado por varias causas: algunas relacionadas con un mal funcionamiento del sistema linfático como en el caso de linfoedema y otras de causa externa como edema venoso, lipedema, edema durante el embarazo, edema por cirugía, por traumatismos, insuficiencia cardíaca, etc.

Mediante el Drenaje Linfático Manual se estimula la contracción rítmica del linfanglión, favoreciendo que la linfa avance hasta un 40% más rápido y se reabsorba con mayora facilidad el exceso de líquido y proteínas.

Efectos del DLM:

  • Acelera el sistema linfático
  • Mejora la circulación de retorno venoso
  • Consigue efecto relajante al actuar sobre el sistema nervioso vegetativo
  • Mejora el sistema inmunológico por la superproducción de linfocitos
  • Estimula la función renal

Contraindicaciones del DLM:

  • Flebitis o tromboflebitis
  • Insuficiencia cardíaca
  • Infecciones agudas