¿Estás actualizado en la rehabilitación del esguince de tobillo? Averígualo con nosotros.

29 diciembre, 2016

Buen día a todos, la entrada de hoy habla sobre los detalles que a veces olvidamos en una rehabilitación por esguince de ligamento lateral externo de tobillo que pueden llevarnos al fracaso en su recuperación. Antes de todo quiero aclarar que toda técnica mencionada ha sido evaluada previamente y sobre todas ellas dispongo de material con diferentes grados de evidencia que puedo facilitar a aquellos más curiosos o más exigentes con su trabajo.

Es ampliamente conocido el clásico protocolo para rehabilitación de esguinces donde inmovilizamos la articulación con un vendaje compresivo los primeros días (en función del grado de esguince) e iniciamos, pasado un prudente tiempo de reposo, la rehabilitación con medidas antiinflamatorias y analgésicas (Ultrasonido, corrientes tipo TNS, baños de contraste, etc.). El objetivo de esta entrada no es analizar lo que se hace habitualmente sino proponer nuevos abordajes terapéuticos. La introducción de ejercicios propioceptivos de poca exigencia de forma prematura se ha visto que acorta los plazos de la posterior readaptación deportiva así que no dudéis de iniciar el trabajo propioceptivo en descarga o con carga parcial de forma temprana.

Hay situaciones que podemos encontrar durante la rehabilitación como es la aparición de un dolor difuso en cara lateral y dorsal de tobillo y pie que no obedece a características mecánicas del ligamento lesionado. En este punto es importante evaluar 2 estructuras que pueden causar este dolor: los músculos peroneales y el nervio peroneal.

Debido al mecanismo de inversión forzada característico del esguince de ligamento lateral externo de tobillo se puede provocar una neuropraxia del nervio peroneal o de alguna de sus ramas terminales. Esta neuropraxia puede pasar inadvertida los primeros días debido a la inmovilización y a los ejercicios de poca amplitud articular que se realizan en esa etapa del tratamiento. Es importante evaluar ese dolor de origen neuropático y tratarlo con técnicas de Neurodinamia.

La musculatura peroneal también sufre un importante estiramiento con la posterior contracción fruto del reflejo miotático al sobreestirarse los husos musculares en el movimiento de inversión. Es muy habitual encontrar puntos gatillos miofasciales (trigger points) en los músculos peroneos laterales. Estos PGM pueden provocar dolor irradiado en todo el recorrido muscular o únicamente en su zona de inserción así como provocar una inhibición/debilidad de la acción de eversión. El tratamiento ya sea conservador o preferiblemente de Punción Seca (Dry Needle) es indispensable para tratar este tipo de dolor irradiado.

Otra situación que hay que evaluar prematuramente es la restricción de flexión dorsal con aparición de dolor en cara anterior de la articulación tibioperoneoastragalina. Este déficit de rango articular aparece debido a una disfunción del astrágalo respecto a su articulación superior con tibia y peroné y a su articulación inferior con calcáneo. Encontramos habitualmente una lesión osteopática del astrágalo anteriorizado. Gracias a la Técnica Manipulativa Osteopática (OMT) para Astrágalo anterior es posible corregir la disfunción mecánica que se da lugar en este segmento y favorecer así una movilidad articular completa para la flexión dorsal de tobillo.

He propuesto 3 técnicas para evaluar 3 problemas que podemos encontrar en toda rehabilitación de esguince de ligamento lateral externo de tobillo. Estoy convencido que alguien conoce alguna otra técnica que puede mejorar el tratamiento conocido. Te invito a compartirla aquí o que opines sobre las técnicas ya mencionadas.

 

¡¡Un saludo y feliz año nuevo!!

0 Comentarios

Deja un comentario